06/08/2017. Estamos de vacaciones del 6 al 21 de Agosto.
01/06/2017. No te pierdas todo nuestro nuevo surtido de productos para este verano.

 

 

Divagando en tecnicolor

Divagando en tecnicolor

Realmente no creo que seamos conscientes de la importancia de los colores. Cuando compramos una camiseta de ese color que nos gusta y nos la ponemos, nos sentimos bien. ¿Por qué colocamos cuadros en casa? La combinación de sus colores, junto con el motivo plasmado, nos produce una sensación agradable. No en vano, hay obras de arte que valen millones, todos lo sabemos, pero independientemente de quién sea su autor, de lo que represente, de su calidad artística "objetiva" (si es que el arte puede ser objetivo), sin entender de arte, lo primero que nos atrae son sus colores, son un elemento primordial.

En nuestra casa queremos armonía, que el conjunto de elementos que conforman una habitación produzca una sensación placentera, y en esto influyen mucho los colores. A nadie se le ocurre decorar una casa totalmente en color blanco, y mucho menos en negro. Siempre pondremos algún elemento de color, aunque sea muy tenue. Si no, quizá acabaríamos desquiciados, sin saber dónde mirar.

Cuando queremos dar un cambio a una estancia, a menudo con cambiar el color de las paredes es más que suficiente. Los colores nos aportan alegría, tranquilidad, energía, buen humor, dependiendo del momento y de los gustos de cada persona. Todos tenemos colores favoritos, y ese color que odiamos. Elegimos o descartamos prendas, u objetos en general dependiendo de su color. ¿Quién no ha dicho eso de " si estuviera en otro color..."? Yo, por ejemplo, sería profundamente infeliz si el mundo fuera en azul marino o en rosa. Así de simple, no me gustan.

Ahora que tenemos tan cerquita la Navidad me planteo una duda: ¿Papá Noel siempre viste de rojo? ¿no tiene otra cosa? El color estrella de la Navidad es indiscutiblemente el rojo, probablemente por asuntos de márqueting minuciosamente estudiados, seguro que no es casualidad. Igual que la Coca-Cola. ¡Y que no cambian, eh! Junto con el dorado, la Navidad es roja. Pero el comunismo también es rojo, ¿no? Eso con el consumismo navideño no se lleva bien... En fin, eso sí que es casual, supongo.

El blanco de la nieve también entra con fuerza en esta época, y el verde del árbol. Desde hace unos años se ha intentado dar protagonismo al morado, combinado con el color plata, aunque en mi opinión no ha cuajado demasiado. Sigue imperando la fuerza del rojo.

Las estaciones del año también influyen en la gama cromática. En verano llevamos colores fuertes, alegres, en ocasiones chillones, estampados tropicales, y en invierno el marrón, el gris y el negro son los que predominan. Considero que debería ser al revés, para contrarrestar las horas de sol.

Y por supuesto las modas, que siempre tienen algo que decir. Este invierno se llevará tal o cual color...Y las tiendas se inundan de ese tono, nos guste o no. Y al final, casi sin darnos cuenta, acabamos adquiriendo algo en color teja, burdeos, mostaza... que al final no sabemos si estamos comprando ropa, vino o material de construcción.

Cuando elegimos entre la inmensa y variada gama de colores que existe, elegimos en función de cómo nos hace sentir ese color. No hay nada más subjetivo que los colores. Incluso lo que para mí es verde, para otra persona es a veces azul, o gris, o marrón,...No hay frase más cierta que la que dice "Todo depende del color del cristal con que se mira". En los colores y en la vida.

  • Posted on noviembre 23, 2015
  • By ivan